La Realidad consecuente
Género:
Documental.
Duración:
36' 39''
Dirección, Guión y Realización:
Alejandro Togores
Producción:
María Pérez
Locución:
Juan Ochoa y Aurora Mínguez
Formato:
17:9
Sistema de captación:
4K DCI
Idioma:
Español
Calificación:
Todos los públicos
Año de producción:
2018
Es una producción de
www.aica.tv
Base argumental

Porque tenemos el sentido de lo consecuente, nos parece razonable el serlo en cualquier circunstancia; a veces descubrimos lo inconsecuente por los resultados adversos o no deseados de nuestras acciones, de nuestras ideas.
Contemplando, por ejemplo, las repercusiones indeseables en el medioambiente que gran parte de la actividad industrial, incluida y muy especialmente la alimentaria, nos parece razonable aspirar a tener una forma de vida consecuente con la realidad.
Esta forma de razonar implicaría saber de la realidad en su conjunto y no de la manera fragmentada que surge de nuestra forma de pensar secuencial, lineal y mecánica.
Sin embargo, nuestro sentido de lo consecuente sigue ahí y, si lo interpretamos no sólo de manera racional, podemos encontrar también una sensación que le da sentido. Podemos darnos cuenta que hay una calidad de sentimiento que tiene que ver con el gozo que nos produce lo armónico, lo bello y lo misterioso que existe más allá de las palabras.
En este momento evolutivo, ser consecuentes podemos entenderlo como aspiración personal evitando, simultáneamente, dar por cierto que la realidad lo es.
También en este momento evolutivo, en la medida que hemos profundizado en las implicaciones que tiene la complejidad de lo que se manifiesta, es decir de la Vida, sabemos de la imposibilidad de describir la realidad con la simplificación “causa / efecto”. Realmente, las causas de la “causa” y los efectos del “efecto” son tan vastos que sólo podemos tener idea de la tendencia de los procesos, por ejemplo, hacia dónde tiende el clima con el calentamiento planetario. Nada concreto se puede decir hoy en día que sea incuestionable.
Contemplar la realidad como consecuente es más bien una propuesta de reflexión que la afirmación que parece ser y, aunque sea paradójico, que nosotros seamos consecuentes, es absolutamente razonable.
Sólo se puede describir y definir lo artificial…, sobre lo real sólo podemos expresar consideraciones…; algunas de éstas nos inspiran y son capaces de hacernos saber y sentir que la definición de lo real es imposible.
Este documento audiovisual que presentamos, “La Realidad consecuente”, aspira a ser, en alguna medida, capaz de estimular una reflexión que nos permita decidir la conveniencia de dejarnos ganar por alguna forma de inspiración, si ésta aparece.