En este documento audiovisual planteamos que, en la medida que los humanos hemos profundizado en las implicaciones que tiene la complejidad de lo que se manifiesta, es decir de la Vida, se ha hecho evidente que es imposible describir la realidad con la simplificación “causa / efecto”. Las causas de la “causa” y los efectos del “efecto” son tan vastos que es imposible contemplarlos con el pensamiento mecanicista reduccionista. Sin embargo, es imperiosa la necesidad de saber de nosotros, del Planeta y de la forma armónica y viable de nuestras acciones. Con respecto a la Naturaleza nada concreto y taxativo se puede decir hoy en día que sea incuestionable. Por eso, en este documental, la idea de contemplar la realidad como consecuente es más bien una propuesta de reflexión que la afirmación que parece ser y, aunque sea paradójico, que nosotros seamos consecuentes es absolutamente razonable. Tenemos suficientes motivos para saber que sólo se puede describir y definir lo artificial y que sobre lo real sólo podemos expresar consideraciones. Darnos cuenta de que algunas consideraciones pueden inspirarnos y ayudarnos a comprender abre nuevas vías de contemplación, lo que es algo de gran interés. La pulsión a comprender lo real es algo tan humano que, seguramente, seremos capaces de abismarnos en lo complejo sin esperar una respuesta lógica y sin embargo razonable, comprensible y verificable. “La Realidad consecuente” aspira a ser capaz de estimular la reflexión que nos permita decidir la conveniencia de dejarnos ganar por alguna forma de inspiración, si ésta aparece.
"La Realidad Consecuente" forma parte del proyecto “La Aventura de Comprender. Comunicación y Colaboración”.
Puede seguir este Proyecto en: www.aica.tv